¿Tiene una cuenta?
  •   Contenido personalizado
  •   Sus productos y soporte
Ingresar

¿Necesita una cuenta?

Crear una cuenta

Las PyMES deben entender que la digitalización es
una necesidad, no una aspiración.

smb-must-understand

Las pequeñas y medianas empresas (PyMES o SMB por sus siglas en inglés) son los motores económicos de América Latina. Representan alrededor del 99% del total de empresas en la región y dan empleo a cerca de 67% de los trabajadores1. A pesar de la desaceleración en los mercados globales, América Latina se está recuperando y proyecta crecimientos entre el 2 y 5% en los diferentes países de la región.

Las PyMES pueden potenciar aún más su poder económico y capturar una porción más grande del pastel tomando las riendas de lo digital. La tecnología digital se ha convertido en parte de nuestra vida cotidiana: las cinco empresas más valiosas del mundo son empresas de tecnología2. Esta maduración digital anuncia un cambio de paradigma, a medida que avanzamos de una era donde lo digital parecía una aspiración, a una era en la que es una necesidad de negocio.

Lo digital es desafiante y disruptivo, pero muy necesario para la innovación

La verdad es que ningún negocio es inmune a la disrupción digital. Las empresas de todos los sectores y tamaños están entrando en un momento de innovación, marcado por una constante serie de períodos disruptivos. Para disfrutar tanto del éxito como de la longevidad, el cambio es inevitable y las empresas no deben escatimar esfuerzos para seguir siendo relevantes o arriesgarse a volverse obsoletas. Es importante que las PyMES establezcan las expectativas correctas para su viaje de transformación digital. En lugar de ver estas oleadas digitales como una batalla de resistencia, las empresas deben centrarse en atrapar las olas que mayor impulso les otorguen, y estar preparadas para aprovechar las nuevas corrientes de oportunidades.

Lo digital es desafiante y disruptivo, pero muy necesario para la innovación

La verdad es que ningún negocio es inmune a la disrupción digital. Las empresas de todos los sectores y tamaños están entrando en un momento de innovación, marcado por una constante serie de períodos disruptivos. Para disfrutar tanto del éxito como de la longevidad, el cambio es inevitable y las empresas no deben escatimar esfuerzos para seguir siendo relevantes o arriesgarse a volverse obsoletas. Es importante que las PyMES establezcan las expectativas correctas para su viaje de transformación digital. En lugar de ver estas oleadas digitales como una batalla de resistencia, las empresas deben centrarse en atrapar las olas que mayor impulso les otorguen, y estar preparadas para aprovechar las nuevas corrientes de oportunidades.

Lo digital es desafiante y disruptivo, pero muy necesario para la innovación

La verdad es que ningún negocio es inmune a la disrupción digital. Las empresas de todos los sectores y tamaños están entrando en un momento de innovación, marcado por una constante serie de períodos disruptivos. Para disfrutar tanto del éxito como de la longevidad, el cambio es inevitable y las empresas no deben escatimar esfuerzos para seguir siendo relevantes o arriesgarse a volverse obsoletas. Es importante que las PyMES establezcan las expectativas correctas para su viaje de transformación digital. En lugar de ver estas oleadas digitales como una batalla de resistencia, las empresas deben centrarse en atrapar las olas que mayor impulso les otorguen, y estar preparadas para aprovechar las nuevas corrientes de oportunidades.

Lo digital es desafiante y disruptivo, pero muy necesario para la innovación

La verdad es que ningún negocio es inmune a la disrupción digital. Las empresas de todos los sectores y tamaños están entrando en un momento de innovación, marcado por una constante serie de períodos disruptivos. Para disfrutar tanto del éxito como de la longevidad, el cambio es inevitable y las empresas no deben escatimar esfuerzos para seguir siendo relevantes o arriesgarse a volverse obsoletas. Es importante que las PyMES establezcan las expectativas correctas para su viaje de transformación digital. En lugar de ver estas oleadas digitales como una batalla de resistencia, las empresas deben centrarse en atrapar las olas que mayor impulso les otorguen, y estar preparadas para aprovechar las nuevas corrientes de oportunidades.

3 expectativas digitales que las PyMES deben considerar

El ecosistema para las organizaciones ha sido transformado por nuestra sociedad en la red hiper-conectada. Las PYMES ahora están interactuando con empleados, socios y clientes que esperan que la conectividad a Internet brinde mejores experiencias y resultados. Para mantenerlos comprometidos, las PyMES deben adoptar una mentalidad que inicia en lo digital y que mantiene tres estándares básicos.

1. Cloud Computing para la movilidad de la fuerza de trabajo

    La globalización continuará impulsando el crecimiento de la fuerza de trabajo móvil. Para 2022, al menos 1,87 mil millones de empleados3 estará trabajando con dispositivos móviles, utilizando Internet para obtener acceso a información comercial desde cualquier ubicación. Las PyMES, no solo las corporaciones multinacionales, deberían invertir en la computación en la nube para adaptarse a esta nueva forma de trabajar.

    Con el cómputo en la nube, las pequeñas y medianas empresas tienen acceso a una solución en la que todos salen ganando, aprovechando el poder de la conectividad móvil para aumentar la productividad, y al mismo tiempo empoderando a los trabajadores con trabajo más flexible. Los líderes de PyMES que toman en serio la atracción y retención del talento no pueden pasar por alto a la fuerza de trabajo móvil cuando formulan su estrategia de contratación. Y comienza con la construcción de una infraestructura digital y el equipamiento de los empleados con las tecnologías móviles adecuadas para que esto suceda.

2. Protección on-line para la paz mental

    La seguridad on-line es fundamental para cualquier empresa con presencia digital. A diferencia de las tiendas físicas, una presencia digital expone continuamente a su empresa a más vulnerabilidades, brindando a los cibercriminales más oportunidades de atacar. Los últimos ataques de ransomware han avivado la desconfianza generalizada en la tecnología, y algunas empresas pueden retroceder a las herramientas analógicas. Pero esto es simplemente una reacción instintiva. El barco para la revolución digital ya ha navegado ahora que la generación actual se ha vuelto tan cómoda con su conveniencia y sus beneficios.

    El camino a seguir es implementar medidas de seguridad digitales nuevas y continuamente mejoradas. Los adelantos como la autenticación de dos factores (2FA), la biometría y las soluciones de seguridad de red inteligente ahora están siendo utilizados por las empresas para fortalecer mejor sus negocios en línea. Para obtener el máximo provecho de lo digital, las PyMES deben enfocarse en la seguridad desde el punto de vista digital, con contingencias integradas que respalden las defensas cibernéticas de primera línea.

    3. E-commerce para expansión y eficiencia

    Los métodos de pago tradicionales, como los cheques y el pago contra reembolso, se están complementando lentamente con nuevos métodos de pago digital. Las billeteras electrónicas, las compras desde la aplicación y los pagos entre pares, han ido ganando popularidad en los últimos años. Esto permite la expansión a nuevas fuentes de ingresos, no solo para aquellos en el sector del Retail y Consumo, sino también para las empresas que buscan llegar a un grupo más amplio de clientes más allá de sus fronteras geográficas.

    El aumento de las opciones de pago sin efectivo, como Apple Pay, Android Pay, PayPal y WeChat Pay, señala el creciente apetito digital de los consumidores de hoy en día, que desean que el pago sea fácil, rápido y sin interrupciones. Las tecnologías de pago digital permiten a las PyMES procesar pedidos de clientes y revendedores de manera eficiente, ahorrándoles un tiempo valioso que de otro modo se gastaría en el llenado de formularios.

    Como podemos ver, lo digital está redefiniendo las relaciones entre las PyMES y sus empleados, clientes y socios. La mayoría de las pequeñas y medianas empresas aún se están poniendo al día sobre la mejor forma de inculcar la mentalidad de primer nivel digital en toda su organización. Pero aquellos que lideran proactivamente la revolución digital están cosechando recompensas y ventajas. Solo cuando su empresa realmente entienda lo que funciona en la era digital actual, puede superar todas las expectativas y desbloquear un mayor potencial comercial.