¿Tiene una cuenta?

  •   Contenido personalizado
  •   Sus productos y soporte

¿Necesita una cuenta?

Crear una cuenta

¿Qué es una estrategia de migración a la nube?

Una estrategia de migración a la nube es el plan que una organización desarrolla para migrar los datos y las aplicaciones de una arquitectura en las instalaciones a la nube. No todas las cargas de trabajo se benefician al ejecutarse en una infraestructura basada en la nube, por lo que es importante validar la manera más eficiente de priorizar y migrar las aplicaciones antes de implementar el sistema. Es vital contar con una estrategia sistemática y documentada.

El proceso de migración a la nube

Su camino exacto hacia la migración a la nube depende del tamaño y la complejidad de su entorno. Estos son los pasos básicos:

  • Planificación de la migración: antes de comenzar, debe tener claros los motivos de la migración y la mejor estrategia para respaldarlos. Comience por evaluar el entorno actual. Es importante calcular los requisitos del servidor en nube en función de los requisitos actuales de recursos de aplicaciones para evitar la compra excesiva. En esta etapa crítica, necesitará los recursos y la experiencia de un especialista. Una solución de administración de rendimiento de aplicaciones (APM) puede proporcionar visibilidad completa en tiempo real del entorno y todas sus dependencias, al tiempo que implementa la estrategia como parte del paquete.
    Vea nuestra solución de administración de rendimiento de aplicaciones
  • Elegir el entorno en nube: ahora que tiene la visibilidad necesaria para alcanzar el éxito, está listo para decidir qué tipo de modelo de nube desea adoptar. La elección de una nube pública, una nube híbrida, una nube privada o varias nubes (o servicios como Google, Azure o AWS) depende de cuál de ellas puede satisfacer mejor sus necesidades actuales y futuras. Asegúrese de que su solución de APM se extienda a los proveedores elegidos.
    Vea las extensiones de AppDynamics
  • Migración de aplicaciones y datos: si se la planifica con precisión, la migración en sí debería salir sin problemas. Aún así, debe tener en cuenta las inquietudes de seguridad en la nube, como el cumplimiento de las políticas de seguridad y la planificación para las copias de respaldo y la recuperación de datos. También asegúrese de usar APM para establecer una base de referencia del rendimiento previo a la migración como preparativo para el paso siguiente.
    Vea nuestro enfoque respecto a la administración de aplicaciones en nube
  • Validación del éxito posterior a la migración: una migración a la nube no puede considerarse exitosa sin pruebas de que funciona según lo esperado. Con una solución como AppDynamics Business iQ, puede demostrar los beneficios de la migración a la nube mediante la comparación del rendimiento de las aplicaciones antes y después de la migración, desde una perspectiva técnica y empresarial, en un entorno de pruebas de bajo riesgo.
    Vea cómo funciona Business iQ

¿Cuáles son los tipos de estrategias de migración a la nube?

Estos son los seis enfoques más comunes, también conocidos como las “seis estrategias de migración que empiezan con ‘R’”:

1. Reasignación (“levantamiento y desplazamiento”)

Como el nombre lo indica, esto implica levantar la pila y desplazarla del host en las instalaciones a la nube. Se transporta una copia exacta de su entorno actual sin hacer grandes cambios, para acelerar al máximo el retorno de la inversión (ROI). Las empresas con una cultura conservadora o que no tienen una estrategia a largo plazo para aprovechar las capacidades avanzadas se adaptan bien a la reasignación.


2. Reemplazo de plataforma

Como variación del levantamiento y el desplazamiento, el reemplazo de plataforma implica hacer algunos ajustes más para optimizar el panorama para la nube. Nuevamente, la arquitectura central de aplicaciones permanece igual. Esta también es una buena estrategia para las organizaciones conservadoras que desean desarrollar la confianza en la nube, al tiempo que obtienen ventajas como el aumento de rendimiento del sistema.


3. Readquisición

Esto implica mover las aplicaciones a un producto nuevo y nativo de la nube, generalmente una plataforma de SaaS (por ejemplo, la migración de un CRM a Salesforce). El desafío es perder la familiaridad del código existente y capacitar al equipo para el uso de la nueva plataforma. Incluso así, la readquisición puede ser la opción más rentable para la migración desde un entorno heredado muy personalizado.


4. Rediseño

El rediseño (o la reestructuración) implica reconstruir las aplicaciones desde cero. Esto suele deberse a la necesidad de aprovechar capacidades en nube que no están disponibles en el entorno actual, como el escalamiento automático en la nube o la informática sin servidor. El rediseño suele ser la opción más costosa, pero también la más compatible con versiones futuras.


5. Retiro

Una vez evaluado el portafolio de aplicaciones de preparación para la nube, es posible que determine que algunas aplicaciones ya no sirven. En este caso, solo basta con cerrarlas. El ahorro resultante incluso puede servir de argumento empresarial para las aplicaciones que están listas para la migración.


6. Retención

Para algunas organizaciones, la adopción de la nube todavía no tiene sentido. ¿No puede retirar los datos de las instalaciones por motivos de cumplimiento? ¿No está listo para priorizar una aplicación que se actualizó recientemente? En este caso, planifique la reevaluación de la computación en nube para el futuro. Solo debe migrar lo que tiene sentido migrar para su empresa.


¿Cuáles son las ventajas de la migración a la nube?

A nivel básico, las virtudes de la nube surgen de su infraestructura elástica. Esta ventaja se manifiesta de varias maneras diferentes, incluidas, entre otras:

  • Menores costos de host: en la nube, ya no tiene que preocuparse por los costos ni las condiciones para mantener en funcionamiento los servidores físicos. Un centro de datos de terceros administra los servidores, generalmente con un modelo basado en suscripción que elimina los gastos de capital.
  • Agilidad y escalabilidad: los directores de informática califican a la agilidad operativa como el factor determinante para la adopción de la nube, según Gartner. Los servicios basados en la nube no solo escalan automáticamente la capacidad en función de la demanda creciente o fluctuante, sino que también permiten que los equipos colaboren para la actualización o solución de problemas de aplicaciones desde cualquier lugar, en vez de hacerlo solo en las instalaciones. Este nivel de continuidad puede aportar a las empresas una ventaja competitiva real.
  • Menor huella: como la capacidad del servidor se escala de manera ascendente y descendente para adaptarse a las necesidades de la nube, solo se deben usar la energía y los recursos necesarios. Hasta podría reducir el conjunto de centros de datos a uno o incluso a cero para reducir el impacto ambiental.
  • Recuperación tras desastres: esto es importante para las empresas de todos los tamaños, pero históricamente es costoso para las empresas más pequeñas. En la actualidad, la nube ayuda a más organizaciones a implementar soluciones de respaldo y recuperación que requieren menos tiempo e inversión inicial.
  • Seguridad: la nube ofrece mayor seguridad que los centros de datos al almacenar las aplicaciones y los datos confidenciales de manera centralizada. La mayoría de los proveedores en nube también evitan que el tráfico indeseado acceda a los datos mediante la implementación de actualizaciones de seguridad frecuentes, lo que lo libera de las amenazas de seguridad para que pueda dedicarse a las tareas más importantes para su empresa.

¿Cuáles son los desafíos de la migración a la nube?

Garantizar una migración de aplicaciones sin problemas es uno de los principales desafíos para los tecnologistas actuales. Incluso después de encontrar el proveedor indicado para la nube, el proceso de migración implica un cierto grado de riesgo. Algunas situaciones vitales para tener en cuenta:

Tiempo de inactividad

El proceso de migración puede requerir que los servidores internos queden temporalmente sin conexión. Sin embargo, los cortes podrían ser desastrosos para el rendimiento de las aplicaciones y, por extensión, para la lealtad comercial, si no se los acompaña con un respaldo y una asignación de recursos adecuados.


Pérdida de datos

En la migración a la nube, los datos empresariales están más vulnerables que nunca. Algunos datos incluso pueden no estar disponibles o correr riesgo de intrusiones. Se deben extremar los recaudos para minimizar el riesgo de intrusiones mediante la aplicación de controles de seguridad en la nube, como administración de acceso privilegiado y cifrado de aplicaciones.


Administración de recursos

No todos los profesionales de TI confían en la nube. Los empleados que solían administrar servidores físicos pueden necesitar capacitación sobre la infraestructura nueva. En otros casos, la adopción de la nube requiere la introducción de nuevos roles de administración de TI o la transformación de las operaciones empresariales troncales.


Interoperabilidad

No es fácil lograr que las aplicaciones existentes se comuniquen adecuadamente con los entornos en nube más nuevos. Para asegurarse de que se puedan comunicar bien, es posible que deba adaptar los procesos a los de su proveedor en nube.


Conclusión

Estos son solo algunos de los muchos desafíos para la migración que justifican la ejecución cuidadosa de la planificación, las pruebas y la selección de recursos. Colabore con un proveedor de APM para tener en cuenta estos desafíos antes de desarrollar el plan de migración a la nube, a fin de migrar con confianza.


Primeros pasos

Obtenga más información sobre los productos de migración a la nube de Cisco relacionados con el monitoreo en la nube.