Historias por Fecha

Alma

En el norte de Chile, exactamente en el llano de Chajnantor, ubicado a 50 kilómetros de San Pedro de Atacama en la II región y a 5 mil metros de altura en la Cordillera de Los Andes, se desarrolla el proyecto astronómico más grande sobre la Tierra.

Situación: Solución: Beneficios:
  • Para hacer realidad el proyecto ALMA (Atacama Large Millimiter Array - El Gran Radiotelescopio de Atacama) las comunicaciones son fundamentales. Las personas de distintos lugares del mundo deben estar siempre conectadas y los equipos en Chile funcionando sin obstáculos.
  • En el llano de Chajnantor el cielo es excepcionalmente seco y claro, ideal para un observatorio astronómico. Sin embargo, a 5 mil metros de altura las condiciones no permiten que la gente trabaje ni que algunos equipos operen.
Todos los equipos de comunicaciones que conformarán Proyecto ALMA -wireless, telefonía IP y redes en general- serán Cisco. Como primer paso se implementó telefonía IP y una red wireless en el campamento base y en las oficinas de ALMA en Santiago.

Para evitar la presencia de personas y equipamiento en el AOS, Antenna Operations Site, ubicado a 5 mil metros, éste será administrado remotamente a través de redes Cisco desde el OSF Site, Operation Support Facilities Site, ubicado a 3 mil metros de altura y a aproximadamente 30 kilómetros de AOS.
  • Un alto nivel de conectividad en pleno desierto de Atacama -el más árido del mundo- permite una relación fluida con los contratistas y los equipos de trabajo en Europa, Estados Unidos, Canadá y Santiago de Chile. Se eliminan las distancias.
  • Aumento de eficiencia. En ALMA cuentan con todas las herramientas para lograr comunicaciones efectivas para un trabajo eficiente.
  • Las comunicaciones favorecen el trabajo en equipo, pues permiten coordinar el trabajo y decisiones de los actores de ALMA, ubicados en todo el mundo.

Alma



En el norte de Chile, exactamente en el llano de Chajnantor, ubicado a 50 kilómetros de San Pedro de Atacama en la II región y a 5 mil metros de altura en la Cordillera de Los Andes, se desarrolla el proyecto astronómico más grande sobre la Tierra. Se trata de ALMA, Atacama Large Millimiter Array (el Gran Radiotelescopio de Atacama).

ALMA se basa en una cooperación intercontinental y será la primera instalación astronómica verdaderamente global. Es la fusión de dos grandes proyectos radio astronómicos: el de ESO (European Southern Observatory), que agrupa a 11 países europeos y a España y un proyecto conjunto de Estados Unidos y Canadá. Además, es posible la reintegración de Japón.

El proyecto empieza a tomar forma. A 3 mil metros de altura se instaló el campamento base, donde se realizan los estudios previos a la construcción en ese lugar de los edificios para OSF Site -Operation Support Facilities Site- y AOS -Antenna Operations Site-, a 5 mil metros de altura. En AOS se instalarán 64 antenas de 12 metros de diámetro y las personas trabajarán remotamente desde el OSF.

Las operaciones comenzarán gradualmente y se espera que el observatorio esté completamente operativo hacia 2012.

Megaproyecto en Medio del Desierto



El sitio de ALMA en el Llano de Chajnantor está a una altura de 5.000 metros sobre el nivel del mar en la Cordillera de Los Andes. Es el lugar más alto elegido para un observatorio astronómico y ofrece cielos excepcionalmente secos y claros, como se requiere para una instalación radiotelescópica. El problema es que a esa altura las personas no pueden trabajar y algunos equipos no soportan la presión.

Equipos de profesionales de Europa, Estados Unidos, Canadá, y Chile llevan años planeando cómo será ALMA. Ahora cada detalle se estudia cuidadosamente en el campamento base, el que poco a poco va tomando forma para convertirse en la mini ciudad desde la que se concretará ALMA. Hoy cerca de 15 personas viven en el campamento base y trabajan para levantar en ese lugar el OSF Site -Operation Support Facilities Site- y el AOS -Antenna Operations Site- a 5 mil metros. Se espera que 300 ó 400 personas habiten el campamento base en un momento peak.

En el desierto no hay nada. No se trata sólo de levantar un edificio e instalar las antenas radiotelescópicas, pensando además en el suministro de electricidad, agua, comunicaciones, seguridad de los equipos y mucho más.

El proceso que ahora se inicia será de arduo trabajo, todo para lograr que en 2012 los astrónomos puedan comenzar a estudiar con seguridad y comodidad las galaxias y planetas formados en regiones frías -difíciles de detectar- a través de la astronomía milimétrica, y así conocer las primeras galaxias del universo y los procesos de formación de estrellas y planetas.

"La etapa de construcción es larga. Nosotros estaremos muchos años instalando equipamiento de telecomunicaciones. Ahora estamos recién comenzando con telefonía IP y wireless en el campamento base y las oficinas de ALMA en Santiago", cuenta Christian Saldías, IT Representative de ESO en Chile.

Todas las comunicaciones de ALMA correrán por equipos y redes Cisco. El principal desafío para las personas que trabajan los aspectos de telecomunicaciones es que la mayor cantidad de tareas pueda hacerse de forma remota. Las personas simplemente no pueden trabajar a 5 mil metros sobre el nivel del mar, ya que es fisiológicamente imposible. Por eso es fundamental que el observatorio pueda ser operado casi completamente desde los 3 mil metros. Con la telefonía IP, wireless y seguridad de Cisco, ALMA podrá ser realidad y comunicarse con el resto del mundo.

La Comunicación es el Alma del Proyecto



La comunicación es fundamental en el Proyecto ALMA, tanto en esta etapa de desarrollo como en el futuro, cuando el observatorio esté operativo.

Christian Saldías explica que en este momento "las comunicaciones son cruciales para que el trabajo en equipo avance con eficiencia. Es vital estar constantemente comunicados para lograr coordinar los esfuerzos y avanzar más rápido, desde el desierto a Santiago y al resto del mundo. Además, la gente pide conexión sin importar dónde esté"

El primer paso para la conectividad en el desierto fue implementar Wi-Fi y telefonía IP de Cisco Systems en el campamento base y en las oficinas de ALMA en Santiago. Ambas tecnologías han sido fundamentales para lograr una comunicación fluida entre los diferentes actores del proyecto y una relación ágil con los contratistas para la construcción de OFS y AOS

La experiencia de ALMA con la telefonía IP fue el prototipo que motivó a ESO para incorporar pronto esta tecnología en sus nuevas oficinas de Santiago.

Una de las ideas que ha tomado fuerza en ALMA es la telefonía IP inalámbrica, pues sería una herramienta muy útil para mantener comunicadas durante las obras a las personas que trabajen en la construcción de AOS. "La idea es que todo esté cubierto por telefonía IP. No sabemos con certeza aún si será inalámbrica o no, porque dependerá de la polución, tema muy importante en un observatorio radiotelescópico. Si hay muchas ondas en frecuencias parecidas pueden generarse interferencias y los equipos no funcionan bien. Ahora estamos haciendo pruebas con antenas IP inalámbricas en el campamento base". Incluso se ha pensado en implementar la telefonía IP inalámbrica durante los trabajos y, si la polución es muy alta, retirarla cuando comience a operar el observatorio.

Pero más allá de la comunicación entre personas está la vida del observatorio. "El proyecto no funciona sin comunicaciones. No puede haber almacenamiento a 5 mil metros de altura por un problema de presión. La posibilidad era presurizar, pero no fue una buena alternativa y finalmente se decidió que los datos que recibirán las antenas radiotelescópicas en AOS se procesen en un computador y luego bajen a través de una red óptica a OSF. Ellos dos tienen que estar conectados siempre. Si se caen se acaba el proceso. Los datos además se enviarán constantemente a Santiago, donde la capacidad de almacenamiento será mayor. Es un programa que trabaja en línea. La conexión debe ser permanente. Si se desconectan el AOS, el OSF o Santiago se paralizan las operaciones", explica Saldías.

Todos los equipos de comunicaciones y redes que conectarán AOS con OSF y las oficinas de ALMA en Santiago son Cisco

Todo Fríamente Calculado



En un megaproyecto como ALMA cada detalle debe estar fríamente calculado. El escenario es adverso para la implementación de soluciones tecnológicas y el funcionamiento de equipos. En el desierto los recursos no están a la mano como en una ciudad, y además existen obstáculos como la altura y el polvo.

Uno de los principales detalles a considerar para el equipo TI es la polución. "En un observatorio radiotelescópico no puede haber polución electromagnética. Es como si entraras con una linterna a una sala de revelado de fotografías", compara Saldías. Las pruebas se realizan una y otra vez para que la seguridad sea máxima. No se permiten fallas.

El trabajo en equipo es fundamental para estudiar y salvar cada detalle del proyecto. El grupo a cargo de las telecomunicaciones envía desde Santiago sus requerimientos técnicos y en el campamento base se definen los pasos a seguir.

En la altura la vida no sólo es difícil para las personas. Algunos equipos no soportan la presión y deben operar a distancia, igual que todos los trabajadores. Otro aspecto importante es la energía, ya que los equipos necesitan altas capacidades para operar adecuadamente. Además, las condiciones ambientales del desierto de Atacama también se transforman en un obstáculo. "Un gran problema del desierto es el polvo, que es muy fino y puede provocar serios daños en los equipos. Para protegerlos diseñamos un container. Además, se necesita aire acondicionado para mantenerlos en la temperatura óptima, y éste también consume mucha energía".

quot;El proyecto lleva muchos años en marcha y muchas cosas han cambiado debido al rápido avance de las tecnologías. Podemos planear algo de una manera, pero el tiempo puede ofrecernos otras alternativas y todo va cambiando. Hay flexibilidad. La verdad es que la tecnología puede evolucionar mucho de aquí a 2012, así que el proyecto avanzará paso a paso", explica Christian Saldías.

ALMA lleva décadas escribiéndose y cada día está más cerca de ser una realidad. El proyecto astronómico más grande sobre la Tierra comienza a crecer en pleno desierto de Atacama. Su vida dependerá de las redes de Cisco, que serán las responsables de comunicarlo con el mundo, de trasladar sus datos y descubrimientos. La telefonía IP y la tecnología wireless son las encargadas de contribuir con las herramientas que facilitan el trabajo en equipo para que todo esto sea posible.

Permítanos ayudarlo

  • Contacte a Cisco
  • Contacte a un representante de preventas
  • Argentina: 0800-4442900
  • Chile: 1230-020-0268
  • Colombia: 01800-9-155333
  • Costa Rica: 2519-6767
  • México: 001-855-381-3649
  • Panamá: 001-800-507-3649
  • Perú: 0800-54927
  • Puerto Rico: 866-441-8405
  • Rep. Dominicana: 1-888-751-9317
  • Uruguay: 000-413-598-4222
  • Venezuela: 0800-100-4573
  • Obtenga asistencia técnica